¿Cuánto dinero cuesta restaurar los ecosistemas de Colombia?

Este interesante artículo sobre economía forestal, analiza la preservación desde su análisis de costos y los servicios ecosistémicos que proveen recursos productivos.

Artículo completo

¿Cuánto dinero cuesta restaurar los ecosistemas de Colombia?:  

En promedio la restauración por hectárea cuesta unos $36 millones, según el grado de degradación de los ecosistemas. ¿Podrá el país? 

Voy a desnudar mis cifras y exponerlo de manera directa: la inversión en la que hemos incurrido para restaurar las 30 hectáreas de Amazonía Emprende-Escuela Bosque en Florencia-Caquetá, asciende, en algunas áreas de la finca, incluso a los $37 millones de pesos por hectárea. ¿De dónde salen estos números?, ¿por qué es tan costoso?, ¿vale la pena invertir esta suma? 

Los cálculos son los siguientes 

Partimos del supuesto clásico de 1.100 árboles sembrados por una hectárea. A partir de ello, las cifras de la restauración dependen de varios factores: 

  • Recuperar el suelo, a partir de su grado de degradación. Dos cosas se pueden hacer para recuperar el suelo y tenerlo listo para una siembra. La primera alternativa es la regeneración natural. Para ello hay que retirar las vacas, caballos y/o cultivos del lugar, en la mayoría de los casos. Es decir, hay que bajar la intensidad de las actividades agropecuarias que están generando una presión sobre el suelo. 

Esto toma cerca de 2 años, lo que se traduce en una pérdida inmediata de ingresos para la persona propietaria de la tierra, en un rango entre $800 mil y $3 millones por hectárea, mensuales, durante 24 meses. La segunda alternativa es acelerar el proceso de regeneración del suelo, agregando biomasa (material vegetal) y dejando que el proceso de descomposición que activan los microorganismos enriquezca el suelo.  Esto puede tardar entre 4 y 6 meses y puede costar cerca de $7 millones por hectárea. 

  • Costos operativos en semillas, abonos, turba y mano de obra: Habiendo dicho lo anterior, el costo de sembrar una hectárea, considerando la semilla + germinación en vivero + abono + siembra y toda la mano de obra que contempla cada uno de estos procesos, puede rondar entre los $9 y los $ 11 millones de pesos, dependiendo de la especie que se maneje. 
  • Costo de planificación predial: alrededor de los $5 millones de pesos (topógrafo, tiempo y recursos invertidos en el diálogo con la familia propietaria y analista de sistemas de información geográfica). 
  • Costo de seguros de las siembras: en promedio contemple entre $220 mil y $290 mil pesos anuales por hectárea. 
  • Costo de inversión y depreciación de activos: para generar el material vegetal (los arbolitos) es necesario contar con un lugar (½ hectárea, promedio) y una infraestructura básica: vivero y bodega. Esta inversión será tan alta o baja dependiendo de la magnitud que se proyecte. Si se busca certificar el vivero es necesario hacer un par de inversiones adicionales: lugar de desinfección y baños para los operarios. 

En nuestro caso, el vivero, para una capacidad de hospedaje de 20.000 a 25.000 arbolitos, puede costar entre $25 y 40 millones de pesos. Su depreciación debe reflejarse en el precio de venta de un arbolito. Adicionalmente se requieren instrumentos como martillos, palas, palines, carretillas, ahoyadores, etc, que, para la dimensión de una finca de 30 hectáreas, la inversión puede ascender a $ 6 millones. 

  • El plan de manejo y cuidado: sembrar el árbol es la parte fácil, lograr que éste crezca y tenga autonomía es lo más retador. Este valor se refleja en las actividades de cuidado de los árboles sembrados durante, al menos, 2 años: jornales y abonos orgánicos. Esto puede ascender a los $16 millones de pesos. 
  • Monitoreo: no voy a proponerles cifras en este ítem porque son varios los factores que entran en juego a la hora de monitorear la restauración. Pero debemos partir de una línea de base que, dependiendo del objetivo que queremos alcanzar (ejemplo: recuperar procesos ecológicos como la funcionalidad de las cuencas), puede requerir estudios de la vegetación, análisis de suelos, de la calidad del agua, de la fauna silvestre, por solo nombrar algunos. Adicionalmente, la incorporación de tecnología en el monitoreo es un factor que debe ir tomando vuelo y por el cual vale la pena sumar esfuerzos, pues esto nos ayudará a garantizar la transparencia de la restauración a gran escala que, con toda seguridad, debemos emprender en los próximos años. 

En resumen, el valor de restaurar una hectárea es alto, no es un soplar y hacer botellas. Puede rondar entre los $28 y los $36 millones de pesos, e incluso más. Las diferencias dependen del grado de degradación de los ecosistemas, de la cercanía y al acceso a los factores productivos, entre otros. 

Ahora bien, multiplique, digamos, para poner un promedio: $30 millones de pesos la hectárea, por las 24 millones de hectáreas que tiene Colombia para restaurar, necesitaríamos $720 billones de pesos para lograrlo. Esta suma es gigantesca y estrambótica. 

No obstante, la buena noticia es que cada día hay más interés y necesidad de hacer restauración a gran escala, en respuesta a los mercados voluntarios y regulados de carbono. En otras palabras, es una inversión que promete retornos económicos. La mala noticia es que estas inversiones hay que hacerlas pronto, en los próximos años, pues el cambio climático no da espera y restaurar es una inversión obligatoria cuando se está en la lista de los países más vulnerables a la crisis climática, como es el caso de Colombia (tormentas, derrumbes, sequías, hambrunas, desplazamientos, conflictos por acceso a recursos, etc.). 

¿Vale la pena hacer estas inversiones? 

Claro que sí. Restaurar es fundamental para que los servicios ecosistémicos que proveen los recursos productivos se mantengan (agua, nutrientes del suelo para la agricultura, regulación climática e hídrica, entre otros). Sin ellos, la agricultura, la agroindustria, la salud humana se verían amenazadas. El valor global de los servicios ecosistémicos está tasado alrededor de los USD $125 trillones – USD $140 trillones, anuales (ICF, 2021). Eso quiere decir que es 1.5 veces el volumen del PIB mundial. Y entonces, si los servicios ecosistémicos que se pueden recuperar por medio de la restauración de ecosistemas son tan valiosos, ¿cómo podemos acelerar las inversiones en el sector de la restauración? 

Ahí les dejo esta pregunta que abordaremos con personas expertas y visionarias en una siguiente columna. 

Fuente: Julio Andrés Rozo, director de Amazonía Emprende. Publicado en Forebes Colombia 

Compartir este contenido