Reforma tributaria y sus efectos para el sector forestal y la cadena de valor integral de la madera

En una coyuntura mundial con síntomas de estanflación, FEDEMADERAS está muy preocupado por el desarrollo de la reforma tributaria y su impacto en iniciativas de transformación productiva de la ruralidad basada en una bioeconomía articuladora de varios eslabones alrededor de lo forestal y la madera.

Artículo completo

Un sueño llamado “Misión país”, la propuesta de FEDEMADERAS para la transformación del agro 

  • FEDEMADERAS presentó una iniciativa de transformación productiva de la ruralidad basada en una bioeconomía articuladora de varios eslabones alrededor de lo forestal y la madera. 
  • La sociedad se beneficiará con cerca de 400.000 empleos formales para campesinos, comunidades afro e indígenas entre los años 2022 y 2026, llegando a 2,5 millones en el 2052. 
  • El aprovechamiento sostenible del bosque natural, cuya cobertura supera los 65 millones de hectáreas, bajo modelos de forestería comunitaria generaría una bioeconomía superior a 100 millones de dólares. 

Octubre 20222. La Federación Nacional de Industriales de la Madera FEDEMADERAS presentó una propuesta de transformación productiva de la ruralidad desde su actividad económica, la cual se enmarca dentro de los ejes de justicia ambiental y paz total del Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026 que actualmente se construye. 

El sueño “Misión país: cero deforestación del bosque natural y generación de riqueza social”, consiste en construir, articular y afianzar una cadena de valor por medio de políticas de Estado de largo plazo, incentivos a la inversión y seguridad jurídica, especialmente en materia de los derechos de propiedad del suelo y su destinación. Esto sería posible a través de una nueva Ley Forestal y la puesta en funcionamiento del Servicio Nacional Forestal que reorganice las reglas de juego y brinde las bases para impulsar el desarrollo complementario de las plantaciones forestales comerciales y los bosques naturales aprovechables, que provean madera, y servicios ecosistémicos y ambientales con valor agregado. 

Juan Miguel Vásquez Suárez, Director Ejecutivo Nacional de FEDEMADERAS, explicó que con este sueño se lograrían economías superiores a los 25,7 millones de dólares, y se corregiría el déficit actual de balanza comercial, alcanzando exportaciones que superarían los 5,9 millones de dólares, lo que a precios de 2021 equivaldría a 1,9 veces las ventas externas de café y 44% de las de carbón. 

“Todo esto solo será posible con la acción decidida, visionaria y de largo aliento del gobierno nacional, para lo cual su primer paso es conservar las exenciones tributarias de que gozan las inversiones en nuevas plantaciones forestales, en aserríos y en plantas de transformación de esta cadena de valor”, advirtió Vásquez Suárez. 

De hecho, FEDEMADERAS espera que el gobierno conserve la exención de renta hoy vigente para no truncar el desarrollo del sector. Para 2021 el valor de dicha exención se calculó en 81.026 millones de pesos, es decir, un 0,36% de la nueva meta fiscal. Además, para las nuevas plantaciones instaladas en 2023 el recaudo efectivo solo se daría desde el año 2032, pues son cultivos de tardío crecimiento.  

El gremio ha advertido las consecuencias financieras sobre la inversión, dados unos efectos negativos e importantes sobre las tasas internas de retorno de los proyectos y por ende pérdida de 170.000 empleos y disminuciones en capturaras de 8 millones de toneladas de CO2.  

Por el contrario, mantener las exenciones permitirá que en los próximos 30 años se cultiven 7,2 millones de hectáreas y el país reciba un recaudo de renta por la venta de bonos de carbono calculadas al 2033 en 1,2 billones de pesos, es decir 2,9 veces más de lo que eventualmente se recibiría el mismo año únicamente por la renta de las cosechas de las plantaciones forestales comerciales.  

Pero no solo depende del gobierno. Los empresarios y los proyectos de manejo forestal sostenible comunitario (MFSC), un proceso de planificación y ejecución de prácticas para la administración y uso de los bosques, brindarán el apalancamiento financiero de las inversiones necesarias para cultivar 1 millón de hectáreas a 2026,  7,2 millones a 2052, desarrollar más de 100 núcleos de proyectos comunitarios que producirán 750.000 metros cúbicos año de madera en pie y una oferta de madera legal que golpee a las mafias de la deforestación.  

Por su parte, la sociedad se beneficiará con cerca de 400.000 empleos formales para campesinos, comunidades afro e indígenas entre los años 2022 y 2026, llegando a 2,5 millones en el 2052, todos ellos de naturaleza agroindustrial sostenible, sin mencionar las más de 2.000 familias vinculadas a los núcleos con proyectos de manejo forestal sostenible comunitario (MFSC). 

Vásquez Suárez insistió en que Colombia requiere una mayor integración en su estrategia de desarrollo forestal: “a mayor madera legal y sostenible disponible en el mercado, mayores oportunidades para el desarrollo de esta bioeconomía, menor presión sobre prácticas ilegales, sobre el bosque natural, menor deforestación de los mismos”. 

Vale la pena recordar que, en el marco de las discusiones mundiales por el cambio climático, la ministra del Medioambiente, Susana Muhamad, anunció el apoyo a iniciativas que construyan un modelo agroecológico productivo “que favorezca el desarrollo económico de la gente de acuerdo a la vocación del suelo”. 

Compartir este contenido