Estos son los rincones del planeta que debemos salvar a toda costa

Un estudio firmado por 11 expertos de Conservation International publicado en la revista Nature Sustainability dibuja el mapamundi de estos puntos y ecosistemas de vital importancia en la lucha contra el cambio climático.

Artículo completo

Conservation International presenta un mapamundi con los ecosistemas y espacios naturales que retienen más cantidades de carbono y biodiversidad. 

Si los humanos pretendemos evitar que el actual cambio climático tenga de efectos catastróficos para nuestra especie (y para muchas otras) debemos llevar a cabo una larga serie de acciones y rectificaciones en nuestra conduct y actividades. 

En relación con los espacios naturales, nuestra primera obligación es evitar a toda costa la destrucción de los puntos y ecosistemas en los que se acumula una mayor cantidad de carbono en forma de madera o sedimentos con restos vegetales, por ejemplo. Si se destruyen los bosques tropicales y turberas de la cuenca del Amazonas, pongamos por caso, se emitirán a la atmósfera 31,5 gigatoneladas de CO2 (que ahora se encuentran retenido en manera de madera, masa forestal y similares). 

Un estudio firmado por 11 expertos de Conservation International que se publica esta semana en la revista Nature Sustainability dibuja el mapamundi de estos puntos y ecosistemas de vital importancia en la lucha contra el cambio climático. Los autores, además, destacan que prácticamente todos estos espacios importantes para la estabilidad del clima son también hotspot (puntos calientes, zonas de especial importancia) de la diversidad biológica del planeta.   

El equipo encabezado por Monica L.Noon que firma este estudio denomina «carbono irrecuperable» a las grandes reservas de este compuesto orgánico que pueden convertirse en dióxido de carbono y llegar a la atmósfera, en un proceso que prácticamente sería imposible revertir, con el consecuente impacto sobre el clima.   

El nuevo mapa mundial se basa en un estudio que muestra que mitad del carbono irrecuperable de la Tierra está altamente concentrado en solo el 3,3 % de la superficie del planeta, principalmente bosques con árboles con muchos años de vida (bosques primarios o bosques viejos), turberas y manglares. 

Emisiones a tener muy en cuenta 

Estas grandes reservas de carbono equivalen a 15 veces las emisiones de combustibles fósiles globales liberadas el año pasado, calculan los autores de este estudio. 

Los investigadores dicen que saber qué ecosistemas contienen las mayores reservas de carbono irrecuperables puede ayudar a los gobiernos a enfocar los esfuerzos globales para proteger el 30 % de la tierra para el año 2030. La conservación puntual produciría grandes ganancias: aumentar las áreas clave de tierra bajo protección en solo un 5,4 % evitaría que el 75 % del carbono irrecuperable de la Tierra sea liberado a la atmósfera. 

“Estamos en un momento crucial para la acción climática: la ciencia y las soluciones están aquí, y también lo está la urgencia”, dijo Monica Noon, científica de Conservation International y autora principal del estudio. “Saber que el carbono irrecuperable se concentra en un área relativamente pequeña de tierra puede ayudar a guiar la protección de los ecosistemas que ahora sabemos que son esenciales para el clima de la Tierra”. 

Un informe adjunto, también publicado hoy, revela que muchas de estas áreas de carbono irrecuperables se superponen a lugares que contienen altas concentraciones de biodiversidad, lo que significa que proteger las tierras esenciales para la estabilidad climática también conservaría hábitats para miles de especies de mamíferos, aves, anfibios y reptiles.  

El documento exige la creación de “reservas de carbono irrecuperables”, nuevas medidas de conservación basadas en el área diseñadas para garantizar que el carbono irrecuperable permanezca en estos ecosistemas críticos. 

El artículo publicado en Nature Sustainability  indaca que los ecosistemas de carbono irrecuperables más grandes y de mayor densidad incluyen: 

  • Bosques tropicales y turberas del bioma del Amazonas (carbono irrecuperable de 31,5 gigatoneladas) 
  • La cuenca del Congo (8,2 gigatoneladas); 
  • Islas del Sudeste Asiático (13,1 gigatoneladas); 
  • Los bosques templados del noroeste de América del Norte (5,0 gigatoneladas); 
  • Manglares, pastos marinos y humedales de marea en todo el mundo (4,8 gigatoneladas). 

El estudio también detalla cuán vulnerables son las áreas de carbono irrecuperable a la actividad humana y al cambio climático, y cuánto carbono irrecuperable se almacena dentro de las tierras indígenas y protegidas. Estos hallazgos clave incluyen: 

  • El 52 % de carbono irrecuperable del mundo actualmente carece cualquier tipo de protección o gestión formal; 
  • Más de un tercio del carbono irrecuperable (46,7 mil millones de gigatoneladas) se almacena dentro de las tierras reconocidas por el gobierno de los pueblos indígenas y las comunidades locales. 
  • En todos los ecosistemas, las concentraciones más altas de carbono irrecuperable se encuentran en manglares (218 toneladas por hectárea, en promedio), turberas tropicales (193 t/ha) y humedales boreales (173 t/ha). 

Solo en la última década, la agricultura, la tala de árboles y los incendios forestales han liberado al menos 4 gigatoneladas de carbono irrecuperable, lo que equivale al 5 % de las emisiones de combustibles fósiles causadas por el ser humano durante ese tiempo, revela el estudio. Las amenazas al carbono irrecuperable varían según el ecosistema y la ubicación, según los investigadores, pero los riesgos más inminentes y generalizados provienen de retrocesos legales a áreas protegidas que reducen o eliminan las protecciones existentes. 

Tenemos menos de 10 años para reducir las emisiones a la mitad 

“Las consecuencias de la liberación de este carbono almacenado se extenderían durante generaciones, socavando nuestra última oportunidad de estabilizar el clima de la Tierra a niveles tolerables para la naturaleza y la humanidad”, dijo Johan Rockström, director científico y codirector del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, líder en investigación climática y de sostenibilidad de Conservation International.  

“Tenemos menos de 10 años para reducir las emisiones a la mitad y evitar que nuestro clima y biodiversidad alcancen un punto de inflexión irreversible”, dijo Allie Goldstein, coautora del estudio y directora de protección climática de Conservation International. “La buena noticia es que aún no hemos alcanzado ese umbral. Este es un escenario poco común en el que tenemos el tiempo y la información necesarios para prevenir desastres ambientales antes de que sucedan, indica Goldstein al destacar la importancia del trabajo de su organización. 

Conservación Internacional es una organización medioambiental sin ánimo de lucro fundada en 1987 por Spencer Beebe y Peter Seligmann. Tine su sede principal en Arlington (Virginia, Estados Unidos) y cuenta con oficinas y delegaciones en 30 países, con más de un millar de expertos dedicados profesionalmente al estudio y preservación de la naturaleza, el clima y las poblaciones humanas. 

Consultar mapamundi aquí 

Fuente:  Conservation International – La Vanguardia 

Compartir este contenido