Tres principios para las biociudades

Biocities es una nueva visión que el EFI (Instituto Forestal Europeo) quiere guiar, con el fin de apoyar a las áreas urbanas para liderar la transformación de la economía lineal y fósil existente a una bioeconomía circular.

Artículo completo

Tres principios para las biociudades  

El seminario científico de EFI 2022 sobre biociudades: situar la naturaleza y las personas en el centro del entorno urbano tuvo lugar en Barcelona el 6 de octubre. El profesor Marco Marchetti expone los tres principios fundamentales que surgen del seminario, que constituyen la base de las actividades futuras del Mecanismo EFI Biocities. 

Biocities es una nueva visión que EFI quiere guiar, con el fin de apoyar a las áreas urbanas para liderar la transformación de la economía lineal y fósil existente a una bioeconomía circular. Una nueva economía basada en una relación nueva y sinérgica entre naturaleza y sociedad, economía y ecología, zonas rurales y urbanas. 

Las biociudades son entornos socioecológicos urbanos que mejoran la salud humana y apoyan el bienestar sostenible a la vez que son regenerativos, climáticamente neutros y positivos para la naturaleza. Para lograrlo, y en base a las discusiones del seminario, Biocities debería apoyarse en tres principios que podrían formar el Manifiesto del Fondo, que se unirán a la agenda de investigación que ya se ha preparado. 

Primero, crear una simbiosis Urbano-Naturaleza 

Promover e integrar más naturaleza, árboles y bosques como columna vertebral de los paisajes urbanos puede reducir sustancialmente el consumo de energía en los edificios para refrigeración o calefacción y minimizar el efecto de isla de calor urbano. Los bosques urbanos y los árboles son esenciales para la salud física y mental y el bienestar sostenible de las poblaciones urbanas. Una cantidad cada vez mayor de investigaciones demuestra que el acceso y la exposición a espacios verdes urbanos, como árboles en las calles, parques, jardines y bosques, mejora la salud mental, física y social humana. Los hallazgos de todo el mundo sugieren una relación entre los bosques urbanos y una serie de resultados de salud. Por lo tanto, el futuro requiere no solo una relación restauradora entre las ciudades, la naturaleza y los ecosistemas de los que extraen recursos para su sustento, sino más bien una relación simbiótica donde los sistemas naturales se conviertan en la base del tejido urbano y el metabolismo urbano del siglo 21. En este contexto, necesitamos indicadores cuantificables para guiar las estrategias y acciones de los ayuntamientos. Por ejemplo, la regla de 3m – 30% de cobertura del dosel – 300m de distancia podría ser un enfoque simple y claro para monitorear el progreso hacia este principio. 

En segundo lugar, una transición urbana hacia los biomateriales 

Tenemos que superar e ir más allá de los conceptos inteligentes, corriendo hacia enfoques biológicos y ecológicos: las ciudades consumen la mayor parte de la energía y los materiales que utilizamos, al tiempo que son la fuente de dos tercios de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Alrededor del 30% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la producción de materiales a granel como cemento, metales, productos químicos y productos petroquímicos, consumidos principalmente en áreas urbanas. Los minerales no metálicos como la arena, la grava y la arcilla representan alrededor del 50% (44 mil millones de toneladas) de todos los recursos que extraemos de la Tierra con grandes implicaciones negativas para la naturaleza y la biodiversidad. Esos recursos no renovables son la base de los materiales intensivos en carbono, como el hormigón, que se han utilizado como base para nuestro entorno construido desde que comenzó la era industrial. Producir el volumen de nuevas viviendas requeridas para 2050 podría reclamar hasta el 20% del presupuesto de carbono restante para 2020-2050 si se usaran materiales de construcción a base de minerales como el acero y el concreto. Pero la madera nunca ha abandonado a la humanidad y hoy en día, cuando se necesita urgentemente un cambio de sistema para descarbonizar el entorno de construcción, todavía está aquí con innovación y tradiciones a nuestra disposición. Esto requiere el despliegue de soluciones escalables de energía renovable dentro y alrededor de las ciudades y acelerar la transición a la construcción regenerativa de base biológica (madera, bambú y otros biomateriales), que almacena en lugar de emitir carbono atmosférico al tiempo que crea las señales del mercado para incentivar la expansión de los bosques globales. 

Un cambio a los biomateriales, basados en la madera de ingeniería, transformaría el metabolismo urbano, al tiempo que reduciría la cantidad de materiales utilizados y crearía reservas de carbono duraderas. En este contexto, necesitamos nuevos enfoques y esquemas de certificación para tener en cuenta el vínculo entre las emisiones de carbono y el almacenamiento en diferentes tipos de edificios e incentivos claros, a través de la contratación pública o los créditos de carbono para ampliar la acción. 

En tercer lugar, aspirar a la autosuficiencia y las sinergias dentro de las biorregiones circundantes. 

Las ciudades deben maximizar su capacidad para satisfacer su propia demanda de biodiversidad y bienestar con energía renovable, alimentos, agua y bienes y servicios relevantes de los ecosistemas e infraestructuras dentro de los límites de la ciudad o de las áreas circundantes, minimizando al mismo tiempo los insumos necesarios. Las biociudades podrían ayudar en la innovación social para evitar la ocupación de tierras y el sellado del suelo, limitar la gentrificación y conciliar la ciudad y el campo, lo urbano y lo rural, las llanuras y las montañas…, con sus propios valores. Las estrategias regenerativas a largo plazo para desarrollar relaciones sinérgicas entre las ciudades y sus biorregiones circundantes deberían ser obligatorias para poner en práctica la compensación e inserción de las cadenas de valor impulsadas por las ciudades. Con la creciente preferencia de los consumidores por los alimentos locales y orgánicos, las ciudades pueden combinar la energía solar y la agricultura urbana dentro de sus estrategias de infraestructura verde. La agricultura urbana no solo creará resiliencia en la cadena alimentaria local, sino que también contribuirá a la seguridad alimentaria. Las biociudades deben trabajar con sus biorregiones para crear redes de granjas y bosques de demostración patrocinados por ciudades que puedan fortalecer la economía local, proporcionar nutrición, aumentar el acceso urbano a la naturaleza, apoyar la cohesión social y contribuir a la salud y el bienestar de las personas. El agua es otro recurso crucial para abordar, minimizando las superficies impermeables, maximizando la recarga natural y utilizando el agua de lluvia como recurso. Además, los edificios deben convertirse en infraestructura para el reciclaje y la regeneración del agua. El agua es una infraestructura azul clave en la planificación urbana para acercarnos a la naturaleza. Las infraestructuras verdes y azules deben planificarse de manera integral dentro de las Biociudades y las bioregiones circundantes. 

Investigación transdisciplinaria y enfoques transformadores 

Finalmente, además de estos tres principios, la transición a Biocities es un desafío para la investigación verdaderamente transdisciplinaria y para los enfoques transformadores que combinan la planificación urbana y paisajística, la ciencia médica, la arquitectura, la silvicultura, la ecología, la biología, la química, la sociología, la agricultura, la arquitectura del paisaje, el diseño industrial, la ingeniería, la economía, la gobernanza y las ciencias sociales. También requiere liderazgo político y la participación activa de los ciudadanos urbanos y rurales. 

El Mecanismo EFI Biocities trabajará para conectar los puntos entre los diferentes actores que tienen la ciencia en su centro. Existe la necesidad de tomar medidas para transformar todas estas ideas en planes de acción para las ciudades y las regiones, comenzando también por transformar las regulaciones urbanas para que todo esto suceda en poco tiempo. Como nunca antes, necesitamos reafirmar el papel de los enfoques ecológicos basados en la ciencia para la planificación y el diseño, ¡la ecología es una forma primaria de paz! Y si tenemos éxito, sería más fácil informar a la gente sobre la importancia de los bosques y los árboles, los existentes y los nuevos. De las ciudades al bosque será, por lo tanto, otra oportunidad en este momento crucial de transición cultural y educativa. Los conflictos y las compensaciones entre los servicios de los ecosistemas deberían abordar la importancia de compartir la tierra frente a ahorrar, como sabemos muy bien en la silvicultura sostenible. 

Es hora de actuar con urgencia. Biocities ha nacido para impulsar e impulsar este tipo de iniciativas colaborativas en el funcionamiento ecológico de los sistemas urbanos. 

Ver video del seminario aquí 

Fuente:  EFI 

Compartir este contenido